La causa de aparición de fisuras y grietas en los techos fijos de escayola es su instalación incorrecta, al no tener en cuenta las tensiones que reciben de la obra, asentamientos de obra, cargas de elementos constructivos o dilataciones de los materiales.

Este tríptico reúne los pasos imprescindibles a seguir a fin de instalar adecuadamente las placas de escayola para techos fijos.

1. ANTES DE INSTALAR

Antes de empezar a instalar las placas, hay que marcar en la pared, y en todo el perímetro de la habitación, una línea: el nivel al cual debe quedar el techo.

2. SEPARACIÓN DEL TECHO CON ELEMENTOS PREFABRICADOS

La separación del techo de placas de escayola de las paredes o elementos verticales se puede resolver mediante el apoyo en elementos prefabricados, como molduras, fosas, escocias, etc. Estas soluciones perimetrales deberán ir pegadas a la pared y la placa apoyada en ellas sin estar sujeta y separada 5 mm. de la pared.

Esta separación es la que aisla el falso techo de escayola de los movimientos estructurales, etc… evitando la aparición de grietas.

3. SEPARACIÓN DEL TECHO CON JUNTA ELÁSTICA.

Cuando no se monte una solución perimetral prefabricada que permita el apoyo de la placa sobre ella y, a la vez, la separación de la pared con el fin de aislar la placa del elemento vertical, se colocará una banda elástica de poliestireno, sobre la cual irá atestada la placa.

Colocadas las placas, el relleno perimetral y la junta con la placa, se taparán con cinta de papel, consiguiendo con ello un ángulo totalmente recto.

4. COLOCACIÓN DE LAS PLACAS.

Hay que disponer los puntales y los regles y proceder al replanteo de las placas, cuidando las uniones de las placas longitudinalmente en el sentido de la luz rasante y las uniones transversales alternadas.

Las placas se colocan a matajunta.

Es imprescindible exigir 2 reglas de avance para garantizar el final del fraguado de la pellada (también llamado pegote). No se deben retirar los regles ni realizar ninguna operación que produzca movimientos durante los 25 minutos siguientes a la colocación de la última estopada.

5. AMASADO DE LA ESCAYOLA.

Se amasará a saturación, colocando el agua en la artesa y espolvoreando la escayola lentamente para que no se formen grumos, hasta que la escayola quede enrasada con el agua, procediendo primero a su amasado y, después, a batir la masa.

6. FIJACIÓN DE PLACAS AL FORJADO CON TIRANTES DE ACERO GALVANIZADO.

Se deberá disponer, al menos, de 3 sujeciones por m2 de placa, uniformemente repartidas.

La varilla debe tener un diámetro nunca inferior a 2,7 mm,. Esta varilla se doblará 90º sobre la placa y se unirá a ésta mediante fibras vegetales amasadas con pasta de escayola.

7. FIJACIÓN DE PLACAS AL FORJADO CON TIRANTES DE FIBRAS VEGETALES.

Se deberá disponer, al menos, de 3 sujeciones por m2 de placa.

El tirante, constituido por una mezcla de fibras vegetales y escayola y con un diámetro menor de 25 milímetros, se anclará al forjado y a la placa de escayola, sobre los ganchos de la placa.

Estos tirantes no se deben utilizar cuando la distancia entre el forjado y el falso techo sea superior a 250 mm., se utilizarán tirantes de varilla galvanizada o cinta perforada.

8. UNIÓN ENTRE LAS PLACAS Y ACABADO.

Con fibras vegetales y pasta de escayola se formarán cordones finos y planos que cubrirán todo el perímetro de las placas.

En paños grandes se realizarán juntas de dilatación, empleándose una masilla elástica con base de escayola.

Se rellenarán las uniones de las placas, siendo aconsejable el enlucido de todo el techo con una capa de escayola de espesor inferior a 1 mm.

Lo que hay que evitar

1. Aumentar la cantidad de agua con que se amasa la escayola, porque provoca una mayor retracción de la pasta y, como consecuencia, se origina un rehundido en las juntas.

2. No sujetar JAMÁS las placas a las paredes mediante estopadas.

3. No atestar la placa a la pared, dejando al menos una separación de 5mm. Lo que conseguiremos, apoyando sobre moldura u otro elemento prefabricado o mediante junta elástica.

4. No se pueden anclar las placas al forjado con doble alambre retorcido, ya que tensiona el anclaje y lo suelta, aunque no se detecte en ese momento. Lo que se debe utilizar es la varilla de diámetro no inferior a 2,7 mm. No se pueden utilizar tirantes de caña, madera, ripia o similares.

5. El tirante de estopa no puede tener un diámetro superior a 25 mm. y la longitud no puede ser mayor de 250 mm.

6. Retirar los regles y puntales de apoyo demasiado pronto, antes de que la pasta esté fraguada (lo que requiere unos 25 minutos).